El matonismo en las escuelas, por mi experiencia cercana, no es sino el reflejo educacional desde el mismo seno familiar, que además se extiende no sólo en centros escolares, sino en centros de trabajo, lo peor no es el matonismo en sí sino el grado de aceptación social que lo ampara.
En mi "centro de trabajo" un "subalterno" reúne a sus subordinados, y a sus anchas, perdiendo composturas y papales, insulta a placer a un subordinado, estamos en 2011, es una situación que a lo largo de dos décadas se ha producido en otras ocasiones, que se denunció "sindicalmente" y que no terminó en ninguna parte,¡si se denuncia, ha de ser judicialmente! sino ¿para qué denunciar? y en caso de denunciar, hay que mirar alrededor a los compañeros ¿qué hacen ante una situación de un "jefe educado en el matonismo? ¿nada? sino denuncia el agredido ¿es tonto? si denuncia ¡estará marcado como chivato!

Esta situación se agrava cuando encima "el matonismo" está amparado con risas y conocimiento de estancias mayores, que de desigual forma denuncian y abren expedientes disciplinarios en otros casos distintos y hacen vista gorda al mismo tiempo en estas prácticas ¿sólo los niños padecen de matonismo? acaso no son sino el reflejo de las conductas de sus padres estos niños y estas prácticas de matonismo...

0 ¿Algo que Comentar?: