Miembros de Amnistía Animal de Madrid han descubierto un "colgadero de galgos" en el antiguo vertedero de la localidad toledana de Villatobas, en el que se encontraban al menos cien esqueletos de galgos con evidentes signos de maltrato, ya que "presentaban evidencias de haber sido ahorcados y estrangulados".

Según informó Amnistía Animal en un comunicado, se trata de un "colgadero oficial" de galgos, la razón principal por la que las distintas asociaciones proteccionistas de animales "venimos criticando la cruel muerte de miles de galgos tras la temporada de caza".

Así lo explica la presidenta de Amnistía Animal, Matilde Cubillo, que asegura que "cuando llegamos al lugar se nos encogió el corazón" al ver los esqueletos. Junto a ellos, había cuerdas colgadas de los árboles, "claramente la herramienta con la que se dio muerte a todos esos pobres animales.
Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de cacería seguirán glorificando al cazador.
Proverbio africano
A su vez, por indicación de un vecino de la localidad, quien dio la voz de alarma, se localizó a otro galgo muerto en una tinaja en el pueblo.

Esto significa, a juicio de Cubillo, que una vez más "la España profunda hace su aparición", ya que "está claro que las administraciones, como el alcalde de Villatobas, saben lo que ocurre".

En este sentido, Cubillo lamentó el hecho de que los galgos sólo nazcan para sufrir, ya que durante su vida "viven en zulos a pan y agua, son maltratados, y al final de su vida, para los galgueros, solo merecen morir de una manera tan cruel como ahorcado o estrangulado". "Es un horror", sentenció.

Amnistía Animal ha enviado una denuncia a la Jefatura Superior del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), ya que "aunque sabemos que no se podrá identificar a los propietarios de estos galgos, quizá quede algún microchip cerca de los cadáveres que pueda servir para que la Guardia Civil pueda iniciar una investigación", porque "alguien tiene que pagar por el sufrimiento que allí han pasado esos pobres galgos".
Paul Combs es el artista, editor, periodista gráfico de editoriales, además de Bombero e instructor en el Estado de Ohio.
La editorial que acompaña esta viñeta dice así;
"Es temporada de ciervos aquí en el noroeste de Ohio y los cazadores están en a la zaga. En general, son un grupo de gente sana y alegre, pero siempre hay unos pocos que echan por tierra esta "faceta" que suelen echar por la borda.
No pude resistir ilustrar con un poco de diversión a costa de ellos:)
"

0 ¿Algo que Comentar?:

Dentro del espejo

Hay un tipo dentro del espejo que me mira con cara de conejo ¡Oye, tú! tú que me miras.
Oye tú, no te acerques demasiado, busco pelea y estás a mi lado. De un puñetazo me cargo el espejo, le rompo los dientes a cara de conejo.
Hay un tipo dentro del espejo que me mira con cara de conejo

Sintoniza con Cara Conejo