Los hay que atienden sólo al calendario, yo nací en el "69", no de postura sino de anuario.

Los jóvenes de 20 dicen que soy viejo, los "jóvenes de mi edad" me dicen que "estoy viejo".

Los viejos que me sacan 20 me dicen que soy un chaval...

Es un dato curioso ese de la edad, es como me dijo Alberto Eistein, un tema de relatividad.

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

¿Yo tengo mucho o poco pelo? mi madre me dice que tengo mucho, claro que como una madre no hay ninguna mujer que se iguale, mis colegas se ríen porque me asoma el cartón ante mi alopecia creciente y palpable, claro que existen otros tipos de calvicies menos evidentes, la de los prejuicios.

¿Cuándo es mucho o poco pelo? depende del lugar, un pelo en mi cabeza es POCO pelo, un pelo en mis sopa es MUCHO pelo ¿o no os parece? ¡Menuda tomadura de pelo!

Otra es que tengamos que vivir para contentar al resto, tomándonos el pelo a nosotros mismos, o sea, que me acompleje por tener la cabeza pelona, como si eso ¿fuera malo?, o una enorme masa ósea, una cabeza por encima de la media como si eso ¿fuera un defecto? ¿cuánto es la media? cabezas de guisante de 45 cm´s de diámetro, 55 a 58 en stándard o cabezones voluminosos a partir de 60 centímetros. Si en la cabeza 18 cm´s es poco, en otras extremidades del cuerpo es del dominio de los fantasmas y las fantasías, sino somos capaces de aceptarnos a nosotros mismos, cómo vamos a hacerlo ante los demás, peor aún, viendo cómo se actúa singularmente, ¿es de justicia como lo hace el conjunto de la sociedad? me temo que no...

Qué sociedad más tolerante la de etiquetar, los niñatos (como yo lo fui) ven a los que andan por encima de su edad -cuando uno tiene 16 a 20 y tantos- como viejos, es un defecto que se cura con los años, pues al final uno es víctima de sus propios prejuicios, cuando un niñato cumple los 30 y tantos, ya no ve como hace una década a sus mayores, o quizás ¿si? es decir, su calvicie quizás ya no es la de falta de pelo, sino que a falta de madurez, soslaya ese trance que padeció durante años y pasa a convalidar sus prejuicios en sus externos juicios sin valores hacia con el resto... sigue igual de tontaina que con 20 y tantos, sólo que con 30 y tantos, con 40 y tantos, hasta se jubilan con 60 y tantos...

No hay nada más imbécil que un tío de 60 y tantos haciendo el canelo para aparentar ser un tipo joven, entre semejantes de menor edad, que después de aparentar deja en distintos asuntos su verdadero ser.

La edad no va en el DNI, no va en las apariencias que engañan, va en otros valores y es este PPS, presentación de Power Point, donde radica su fórmula mágica, lo demás es ser un imbécil.


authorSTREAM by caraconejo

Una tara moral de la que se cojea... los imbéciles

En la vida tenemos una obligación, y es la de no ser imbéciles, e insisto que ser imbécil no tiene nada que ver con la asociación de ser tontos o corto de entendederas, sinónimo errado que le otorgamos al vocablo; uno puede de hecho ser un perfecto imbécil culturalmente hablando y no ser un imbécil moral, y viceversa, uno puede ser un hacha para las cuestiones monetarias (más listo que el hambre) y un perfecto imbécil ético. Ni una cosa va reñida a la otra, ni la otra va asociada a la una.

Y es que un "imbécil" en nuestros días, no cojea de los pies, sino del ánimo, del espíritu, de su falta de "ser" persona. Hay quien confunde el "deber ser" con el "saber estar" o aparentar un saber estar, pero esa cuestión no va con la actual.

0 ¿Algo que Comentar?: